Featured

Lent 2020: Excess and Defect

Every virtue is like a middle point between excess and defect.

Aristotle, Nicomachean Ethics

The goal of a virtuous life is to become like God

St. Gregory of Nyssa, De beatitudinibus

Want to grow in virtue this Lent? Beginning February 27, Dcn. Will and fellow Austin Seminarians will publish a series of weekly audio podcasts on the Seven Deadly (Capital) Sins and how, with God’s grace, we can work to replace them with virtue in our lives. To sign up to receive these weekly episodes by email text VIRTUE to 84576

You can subscribe on your favorite podcast player. You can also find the list of episodes below (updated each week with the links as the episodes become available):

  • #1 – Vice Precedence (Pride)
  • #2 – Vice Grips (Envy)
  • #3 – This Episode is More Vicious than Every Other Episode (Vainglory)
  • #4 – Vice Potato (Sloth)
  • #5 – All that glitters is not gold (Avarice)
  • #6 – Untamed Virtue (Anger)
  • #7 – Vice Cream (Gluttony)
  • #8 – Vice, Vice, Baby (Lust)
Featured

Virtue, vice, and the call to perfect flourishing

English audio

In June 1925 an elderly man collapsed while walking down an alley, when passers-by noticed his mortal peril, they quickly summoned a priest from the neighboring Church to administer the Sacraments. That morning, at first glance, there was nothing particularly remarkable about the dead man, except that when he was taken to the mortuary, chains were found to be wrapped around his ankles. After the death was announced in the paper the next day, his sister came to identify him as Matt Talbot.

Talbot was born some 69 years previous, to a large lower class, family who lived in near poverty, and he spent his years in that state. What’s remarkable about Matt Talbot is not the manner of his death but the manner of his life.

Because of this poverty, Matt was forced by necessity to begin working at age 11.

Though he was a hard worker and well-respected by his colleagues, the conditions were so bad that he longed for some sort of release some sort of escape from the drudgery and the pain of his everyday life. Like many in his time, he turned towards alcohol to find that escape.

Thus, by the time he was 14 years old, he was a full-blown alcoholic –  he spent nearly all of his free time and all of the hard-earned money that he didn’t use for food in pubs.

Many of us have been in or perhaps are currently in similar situations – perhaps we’re not alcoholics, but we have a drug of choice we used to escape our present situation the suffering that we endure – we might use pornography, drugs, sex, bingeing on food or drink, gambling, or shopping excessively. We might lie or cheat or steal in order to avoid our present reality. We avoid the demands of life by simply becoming apathetic – not caring at all about others.

All these things can easily become vices in our lives. A vice is a bad habit, a habit that doesn’t lead us to flourish. It is the opposite of virtue – a habit that leads to flourishing, to happiness, and ultimately to a deeper union with God.

Our good habits – the virtues – help us to be the people God calls us to be. Our bad habits – lead us more and more into sin.

We form these habits by doing things repeatedly; when we do things over, we tend to find them easier and easier to do. This works both in a positive and negative direction.

When we have virtue, it is easier to do what is good.

When we have vices, it is easier to do evil.

Habits are sticky – they are stable — we don’t change our habits immediately.

They are like a well-trodden cow path in a pasture or the bed of a river. It is not impossible, but it is difficult at first to change them.  

Matt Talbot found himself trapped in this vice of using alcohol. For about 10 years, he lived that way, and he lived a miserable life. And he did not even recognize his misery.

Have you ever had that experience where you see someone doing something over and over again, and you know it’s not good for them, but you know that you can’t make them change if they don’t want to?

See vice has this power. It clouds our judgment so that when we are trapped in a vice, easily mistake evil for good and good for evil.

Because of this, it always takes grace for us to escape from our vices, and to begin to recognize first that there are problems. Whenever we recognize that vice exists in our life, it is already God’s grace at work.

For Matt, that moment came one day outside of a Pub. That week he’d already spent all his money on drink, and so he stood penniless outside of the pub. hoping his drinking buddies would buy him a drink. When none did, he was humiliated, and his conversion began. Matt recognized his misery that day. That’s often the first way God may grab our attention if we are trapped in vice. We become sick and tired of being sick and tired.  

But this recognition of misery can lead us to two different ways: One to deeper misery, if we remain prideful, and the other to life, if we humble ourselves and ask for God’s help.

That day, in humility, Matt recognized that he was unable to overcome this vice by himself, and he turned to God. He walked from the bar to his mother’s home and then went to a church where he made a promise never to drink again and then went to confession.

That day Matt walked out of confession in a state of grace and received all the grace he needed to overcome sin in his life. Matt realized that he was called to something much greater than a life of misery – he was called to holiness – to flourishing – to be perfect, as our heavenly Father is perfect.

In today’s gospel, Jesus Christ tells us to be perfect as our heavenly Father is perfect. That’s a daunting task; it seems impossible because humanly speaking it is.

But God never commands the impossible;

In Christ, we have received the command but also the gift of grace to fulfill it.

This isn’t just a call to natural flourishing or to a good human life; rather, God calls you and I to supernatural life with him. Our salvation, our being saved from our sin, is caught up with living a new life in Him. God gives us the grace to heal us and to raise us up to his own life. 

When you were baptized, you received this call and the grace to live out this call to holiness.

Yet obstacles to grace’s work in our lives do appear. Vices, if left unchecked, can prevent the flourishing of grace in our lives, just like they did in Matt’s life. However, difficult is not impossible.

That afternoon outside the pub, marked a true conversion for Matt Talbot, but it wasn’t as if everything was perfect. The next day for him, it was a struggle not to return to drink. As was the next day, and the next, and many days thereafter. The circumstances of his life had not changed. Matt still lived in poverty and did difficult work. Matt still had the temptation to drink; he was still tempted to try to use alcohol to alleviate his suffering.

So, what made the difference?

Trusting Faith. When he felt like he couldn’t make it another day, he chose to trust in God’s promise. He conformed his will to God’s will. 

He showed his commitment to his new way of life by taking practical steps to avoid occasions of sin and to choose to do acts of virtue: He began to rise early to attend mass, to spend time in prayer – just a little at first and then more and more.  He consecrated himself to our Blessed Mother. He taught himself to read so that he could read spiritual books. Instead of giving his money to the pub, he gave it to the poor.

God gives us free will as a gift so that we can choose to love him. He offers us salvation, and he wants us to choose this new life with him freely. God wills us to cooperate in our own salvation, as St. Augustine said: “he who created us without us, will not save us without our cooperation.” God’s grace is first and last and always but he wills that we cooperate with it.

Slowly, and by cooperating with God’s grace, the remnants of past sin from our lives can be removed.

If we wish to become perfect, we must trust in God as Matt did.

This trust, which is the virtue of faith, is the basis of everything; but it does not end there. through trusting faith, God works to make us like himself.  It is directed towards charity – being able to love as God loves. Faith is the beginning; charity is the end.

 So, it was with Matt Talbot; he became holier and holier day by day. He loved God and others more and more. The chains he died wearing were symbols of his total dedication to Jesus through Mary. Instead of being bound to sin and death, he was bound to God and life in the full. He was a prisoner of love.

Matt shows us it’s possible to go from a life of great vice to a life of great virtue by cooperating with God’s grace. He also shows that this process is difficult but it’s totally worth it.

In 3 days, we’re starting Lent. Lent is a time to especially examine our lives, perhaps these questions can help us to do that:

  •  Do I trust in God? How do I live that trust? Does my life show that I trust God?
  • Am I willing to give up my vices? Am I willing to work to change my habits to place my trust in God instead of in some created thing? Am I willing to do what it takes to learn to love as God loves?
  • Am I willing to cooperate with God’s grace in my life? Every day?
  • What practical steps can I take to trust God more? Do I need to reach out for help?

God wants you to flourish not just on a natural level but supernaturally with him forever. He wants your happiness. He sent his Son to suffer, die, and to rise in order to make holiness possible for us. How will we respond?

Espanol:

En junio de 1925 un anciano se desplomó mientras caminaba por un callejón, cuando los transeúntes notaron su peligro mortal,  rápidamente llamó a un sacerdote de la iglesia cercana para administrar los Sacramentos. Esa mañana, a primera vista, no era nada particularmente notable acerca de la muerte del hombre , excepto que cuando él fue llevado a la funeraria, encontraron cadenas alrededor de sus tobillos. 

El hombre, Matt Talbot, nació unos 69 años antes, en una gran familia de clase baja que vivía en la pobreza, y pasó sus años en la pobreza. Lo notable de Matt Talbot no es la forma de su muerte sino la forma de su vida .

Debido a esta pobreza, Matt se vio obligado por necesidad a comenzar a trabajar a los 11 años .

Aunque era un gran trabajador y muy respetado por sus colegas, las condiciones eran tan malas que ansiaba algún tipo de liberación, algún tipo de escape del trabajo pesado y el dolor de su vida cotidiana. Como muchos en su tiempo recurrió al alcohol para encontrar ese escape.

Por lo tanto, teniendo 14 anos, ya era un alcoholico- se pasó casi todo su tiempo libre y todos el dinero ganado que no utilizó para comida en los bares.      

Muchos de nosotros hemos estado o tal vez están actualmente en situaciones similares – quizá no somos  alcoholicos, pero tenemos nuestros propioas maneras de huir de nuestra situación actual del sufrimiento que padecemos – podríamos usar la pornografía, drogas, sexo, atracones de comida o bebida, juegos de azar o compras excesivas. Podríamos mentir, engañar o robar para evitar nuestra realidad actual. Evitamos las exigencias de la vida simplemente volviéndonos apáticos, sin preocuparnos por los demás.

Todas estas cosas pueden convertirse fácilmente en vicios en nuestras vidas. Un vicio es un mal hábito, un hábito que no nos lleva a florecer. Es lo opuesto a la virtud: un hábito que conduce al florecimiento, a la felicidad y, en última instancia, a una unión más profunda con Dios.

Nuestros buenos hábitos, las virtudes, nos ayudan a ser las personas que Dios nos llama a ser. Nuestros malos hábitos: nos llevan cada vez más al pecado.      

 Formamos estos hábitos haciendo cosas repetidamente; Cuando hacemos las cosas de nuevo, tendemos a encontrarlas más y más fáciles de hacer. Esto funciona tanto en una dirección positiva como negativa.      

Cuando tenemos virtud, es más fácil hacer lo que es bueno.     

Cuando tenemos vicios, es más fácil hacer el mal.     

Los hábitos son pegajosos, son estables, no cambiamos nuestros hábitos de inmediato.

Son como un camino bien formado en una pradera o en el lecho de un río. No es imposible, pero al principio es difícil cambiarlos, especialmente en el principio.        

Matt Talbot se encontró atrapado en este vicio de usar alcohol. Durante unos 10 años, vivió de esa manera, y vivió una vida miserable. Y ni siquiera reconoció su miseria.

¿Alguna vez has tenido esa experiencia en la que ves a alguien haciendo algo una y otra vez, y sabes que no es bueno para ellos, pero sabes que no puedes hacer que cambien si no quieren?      

El vicio tiene este poder. Esto nubla nuestro juicio, de modo que cuando estamos atrapados en un vicio, fácilmente confundimos mal por bien y bien por mal.

Debido a ésto, siempre se necesita gracia para escapar de nuestros vicios y comenzar a reconocer primero que hay problemas. Cada vez que reconocemos que el vicio existe en nuestra vida, es la gracia de Dios que esta trabajando .

Para Matt, ese momento llegó un día fuera de una cantina. Esa semana ya había gastado todo su dinero en bebidas, por lo que se quedó sin dinero fuera de la cantina. esperando que sus amigos bebedores le compraran una bebida. Cuando ninguno lo hizo, fue humillado y comenzó su conversión. Matt reconoció su miseria ese día. Esa es a menudo la primera forma en que Dios puede llamar nuestra atención si estamos atrapados en el vicio. Nos enfermamos y nos cansamos de estar enfermos y cansados.

Pero éste reconocimiento de la miseria puede llevarnos a dos caminos diferentes: uno a una miseria más profunda, si seguimos orgullosos, y el otra a la vida, si nos humillamos y pedimos la ayuda de Dios.      

Ese día, con humildad, Matt reconoció que no podía superar este vicio por sí mismo, y se volvió hacia Dios. Caminó desde el bar hasta la casa de su madre y luego fue a una iglesia donde prometió no volver a beber nunca más y luego se confesó.

Ese día, Matt salió de la confesión en un estado de gracia y recibió toda la gracia que necesitaba para vencer el pecado en su vida. Matt se dio cuenta de que estaba llamado a algo mucho más grande que una vida de miseria: estaba llamado a la santidad, al florecimiento, a ser perfecto, como nuestro Padre celestial es perfecto.

En el evangelio de hoy, Jesucristo nos dice que seamos perfectos ya que nuestro Padre celestial es perfecto. Esa es una tarea desalentadora; parece imposible porque humanamente hablando lo es.

Pero Dios nunca ordena lo imposible;      

En Cristo, hemos recibido el mandato y también el don de la gracia para cumplirlo.      

Esto no es solo un llamado al florecimiento natural o a una buena vida humana; más bien, Dios te llama a ti y a mí a una vida sobrenatural con él. Nuestra salvación – la sanación de nuestro pecado y nuestra nueva manera de vivir en Él vienen juntos.  Dios nos da la gracia para sanarnos y elevarnos a su propia vida.        

Cuando fuiste bautizado, recibiste eéte llamado y la gracia de vivir el llamado a la santidad.

A veces, aparecen obstáculos para el trabajo de la gracia en nuestras vidas. Los vicios, si no son eliminados, pueden hacer muy difícil el florecimiento de la gracia en nuestras vidas, tal como lo hicieron en la vida de Matt. Sin embargo, difícil no es imposible. Tenemos la capacidad de ser Santos por la gracia de Dios.

Esa tarde fuera del pub, marcó una verdadera conversión para Matt Talbot, pero no fue como si todo fuera perfecto. El día siguiente para él, fue dificil la lucha para no volver a beber. Y asi fue el día siguiente, y el siguiente, y muchos días después. Las circunstancias de su vida no habían cambiado. Matt todavía vivía en la pobreza y teniaun trabajo difícil. Matt todavía tenía la tentación de beber; todavía estaba tentado a tratar de usar alcohol para aliviar su sufrimiento.

Entonces, ¿qué hizo la diferencia? 

El don de confiar en Dios. Cuando sintió que no podía hacerlo otro día , decidió confiar en la promesa de Dios. Conformó su voluntad a la voluntad de Dios.       

Mostró su compromiso con su nueva forma de vida al tomar medidas prácticas para evitar ocasiones de pecado y elegir hacer actos de virtud: comenzó a levantarse temprano para asistir a misa, para pasar tiempo en oración – solo un poco al principio  y luego más y más. Se consagró a nuestra Santísima Madre. Se enseñó a leer para poder leer libros espirituales. En lugar de dar su dinero al pub, se lo dio a los pobres.      

Dios nos ha dado el libre albedrío como un regalo para que podamos elegir amarlo. Él nos ofrece la salvación, y él quiere que libremente  elijamos esta nueva vida con él . Dios quiere cooperar en nuestra propia salvacion, como San Agustín dijo: “El que creó a nosotros  sin nosotros, no nos salavara sin nuestra cooperación.” La gracia de Dios es primero, último y siempre, pero él quiere que cooperemos con él. 

Lentamente y cooperando con la gracia de Dios, los restos del pecado pasado en nuestras vidas pueden ser eliminados .      

Si deseamos ser perfectos, debemos confiar en Dios como lo hizo Matt.     

Esta confianza, que es la virtud de la fe, es la base de todo; pero no termina ahí. Es a través de la fe confianza, que Dios trabaja para hacernos como él. Está dirigido a la caridad: poder amar como Dios ama. La fe es el comienzo; La caridad es el fin .     

Así fue como el Venerable Matt Talbot; se volvió cada dia más santo. Él amaba a Dios y al prójimo más y más. Las cadenas con las que murió, eran símbolos de su total dedicación a Jesús a través de María. En lugar de estar atado al pecado y a la muerte, estaba atado a Dios y a la vida en su totalidad. Era un prisionero del amor que lo habia hecho libre.  

Matt nos muestra que es posible pasar de una vida de gran vicio a una vida de gran virtud cooperando con la gracia de Dios.  También muestra que éste proceso es difícil, pero totalmente vale la pena.      

En 3 días, comenzamos la Cuaresma. Es un momento para examinar especialmente nuestras vidas, tal vez podemos preguntarnos:  

      

  • ¿Confío en Dios? ¿Cómo vivo esa confianza? ¿Mi vida muestra que confío en Dios?
  • ¿Estoy dispuesto a renunciar a mis vicios? ¿Estoy dispuesto a trabajar para cambiar mis hábitos y depositar mi confianza en Dios en lugar de en algo creado ? ¿Estoy dispuesto a hacer lo que sea necesario para aprender a amar a Dios?   
  • ¿Estoy dispuesto a cooperar con la gracia de Dios en mi vida? ¿Todos los días?
  • ¿Qué pasos prácticos puedo tomar para confiar más en Dios? ¿Necesito pedir ayuda?     

   

Dios quiere que prosperes no solo a nivel natural, sino sobrenaturalmente con él. El quiere tu felicidad. Envió a su Hijo a sufrir, morir y resucitar para hacer posible la santidad para nosotros. ¿Cómo responderemos?     

Featured

Identity, Envy, and Excellence

For english audio: Click here

I’m part of the seminary basketball team – yeah that should tell you how slim the pickings are for athletes at the seminary. But I’m a solid B-string bench warmer, and I have come to enjoy playing this sport if what I do can be called playing the sport.

Now, if you’d asked someone when I was about 16 years old, if they ever thought I would be part of a basketball team, they probably would have laughed. I certainly would have. I played a few pick-up games with close friends in high school and college, but I’ve never been exactly athletic!

Part of the reason for that is that when I was about 10 years old, I began quitting sports activities because I was not naturally gifted at them in comparison to others around me. When I looked around and compared myself to others (or was compared by others), I found myself lacking in the athletic department.

You see, the truth is like many young people, despite my protestation otherwise, I placed an unhealthy level of concern about what others thought of me. Though I could not have articulated it as a youth, I had developed at least the beginnings of the vice of envy. I compared myself with others, and I was sad because I came up short athletically. Because I knew I couldn’t be the best and I was afraid to fail, I rejected athletic activities. I feared to try because I knew I’d be judged by others and found wanting.

Because of this, I tended only to do those things that I thought I was good at. Thus, my life became consumed with academic pursuits. The result of this is that for many years I missed out on an entire part of life because I was too proud to do something when I thought I could fail. I refused to try something, avoiding athletic stuff at all costs because I wasn’t naturally perfect at it. And because I never was willing to risk failure, I did not develop that part of myself.

I found my identity in labeling myself as a “smart kid.” If I knew I couldn’t be the “smartest” kid, the best, I at least could find some sense of identity, some place in the world from knowing I was counted among the “smart kids.” I found my identity at school in getting As, doing robotics, and reading and hanging out with “smart kids.”

Yet how fragile this identity was! A bad grade, a teacher who didn’t like my style of work, getting a good grade but a grade lower than my friends – these things could shake my very identity out from under me. Thus, out of envy and pride, I was led to a host of sins because I was grasping after the identity – trying to hold on to “smart kid.” The envy in me was also present in many of my classmates in an overly-competitive system, where we measured the value of people by the grades they received on tests. It was exhausting.

How my life began to change when I encountered the Lord as a person with whom I could have a relationship! Slowly, and gently he has peeled back the layers of sin and revealed to me that my deepest identity is found in Him.

I think that something like the envy I experienced is happening in the second reading today.  Paul founded the Corinthian church and loved them dearly. The entire letter to the Corinthians is an exhortation to be united in Christ.The Christians community of Corinth (a port city) was composed of a rather diverse group. They had rich and poor, they had Jews and gentiles, and these groups were often at odds with one another.  They judged one another’s worth by their differences.

The Corinthians were at odds with one another for many of the same reasons we remain divided and at odds with one another today. They disagreed about liturgy; they disagreed about some moral issues; they disagreed about politics. If they’d known about tamales or Jamaica’s, they probably would have disagreed about how everything should be done.

It is telling how Paul says that they describe themselves. They identify as belonging to a particular leader. Saying “I belong to Chloe” or “I belong to Cephas” is a not so subtle way of saying, “I am a special type of Christian and you aren’t.” This type of identification is rooted in comparison and bears the vicious fruits of envy and division.

Paul rebukes the Corinthians for such division, which he finds incompatible with Christian discipleship. On the night before he dies, Christ prays that we may all be one as he and the Father are one.

The persons of the Blessed Trinity are in unceasing and perfect communion with one another. The Son is not threatened by the goodness of the Father or the Holy Spirit. There is no envy or division but only total self-giving. This type of giving takes nothing away from the person giving, rather expressed their deepest identity.

You and I are called share the very life of the Trinity, through union with Christ. Thus, the Christian life is about communion, rather than competition. Christ invites us to put away our envy and jealousy and recognize that our deepest identity – the deepest reality of who and what we are – is found in Him.

Each of us finding our identity in Him will be able to give ourselves totally away and in so doing, find our deepest fulfillment. This is why St. Paul invites the Corinthians (and us) to “be united in the same mind and in the same purpose.”  We are one in Christ.

In Christ, differences do not cease to be present between the members of the body – you are not me, and I am not you, any more than the head is the same as the foot – but instead of being divisive, they become opportunities for charity and admiration.

The sin of envy is overcome primarily through genuine admiration. When I see the goodness of someone else (especially their strengths, which I lack), I have two choices:

On the one hand, I can allow myself to fall into envy by going into the mode of finding my worth through comparison. If I do this, I will probably begin to complain, to degrade the other person, or degrade myself. I will find every opportunity to destroy the goodness I see present because I operate from a sense that their gain is my loss.

On the other hand, if I recognize that my worth comes not from a comparison but from my identity in Christ, I can exercise the virtue of admiration/gratitude. I will see the other person’s goodness not as a threat to my identity but as a gift to be received. What is more, I begin to see that God has also given me gifts that I should share with others.

This past weekend the seminary basketball team was comfortably winning against a team, and so the coach put me in to give me a chance to play. I realized that competitive as I am – I wanted to win – I was playing more for excellence and the joy of playing than to win. It was a joy to play basketball, and when I scored a basket, the joy of the team was palpable.

The Seminary Basketball Team

When I compare myself to others, I’m not that good at basketball. But that does not mean I have nothing to offer. But that moment, the joy I brought others would not have been possible if I refused even to try to play out of pride. If envy had overtaken my heart, I also would not have had the chance to receive the gifts God offers me through the brothers around me. 

This change is marked by a move in our hearts from the desire to be the “best” to a desire to be “excellent.” As Christians, we are called to excellence in Christ. My excellence does not threaten you, and your excellence does not threaten me. In fact, by helping you be excellent in Christ, I strive for excellence as well. When I know who I am in Christ, I am free to share my talents and strengths with others and to receive those of others around me gratefully. In both the giving and the receiving, we can admire the goodness of God, who makes it all possible.

Even our weaknesses, if we are humble enough to let them be known, become places of growth in Christ. We help each other grow as God’s own instruments, rejoicing in the strength of the other and sharing his burdens because through our communion in the Lord, they mystically become our joy and sorrow. All of us who are baptized share in this Body and the Eucharist which we celebrate is the sign and realization of this unity. We give thanks to God for the gift of our redemption and by being united to Him, we are united to one another and praise him for the way he loves us through others.  May we be one in Him who died and rose for us.

Featured

The Delightful, Defenseless, Demanding Baby

A little over 22 months ago, my life changed when my nephew Liam was born. Our family rejoiced because of the birth of a new generation of Rooneys. We all knew Liam was coming for the nine months before that, but there was something about finally being able to hold him. We might know a lot about a person, but before we interact with them, we don’t know them.  But, when I was holding Liam for the first time, I knew him. I knew my nephew and I loved him. Encountering Liam for the first time changed life for my family and me.

Liam after he was born!

We know a human person through a human body. The person reveals themselves through their body, and the body reveals the person. Without even choosing it, Liam revealed himself to me and that revelation significantly changed my life – I knew I was an uncle. A new relationship was created.

Twenty-two months ago, my life changed because a baby was born. Babies always change lives. Two thousand years ago, every person’s life changed because another baby was born: A Baby who is God and who reveals God. During this great feast of Christmas, we celebrate that God humbly reveals himself to us by becoming a man. In that revelation, a relationship is created. God binds humanity to himself.

The radical claim of Christianity is that the Word who spoke creation into being became a Baby who could not speak a word. God becomes incarnate. He takes on flesh and blood. He takes on a human mind and a human will. He assumes humanity to himself. He became like us in all things but sin.

He is born of a woman, and through his humanity, we get to meet divinity. When we look at the little baby in the manger, we see the face of God. The infant Jesus lying in the manger reveals God. When he smiles, God smiles. When he cries, God cries. When he grasps the finger of Mary or Joseph or a shepherd, it is God grasping the human hand.

This is fundamental to Christianity, and if we recognize it will change our lives. On this night of the nativity, “the defenseless love of God, his humility, and his kindness came into view: he exposes himself to us in the heart of this world”[1] God comes to us in a way that we can receive Him – as a tiny infant.

When I pray and think about the fact that Jesus became a tiny baby, three ideas come to mind.

The first is that babies are delightful. They bring us great joy. What a joy it has been to see my brothers and their wives rejoice in my niece and nephew! They rejoice in each new ability – even the smallest hint of a smile from my three-month-old niece is enough to bring joy to our hearts. Every new day is a new adventure with a child. Children invite us to have a new delight in the world, but more importantly, they invite us to delight in them. Christ becomes a delightful child, that we may learn to delight in God as he delights in us as his children.

Me and my niece Cecilia (about a month old in this picture)

The second thought I have is that babies are defenseless. They are vulnerable. Harmed by sin, our hearts are defensive. All too often in our attempts to love, we have been hurt. Because of this, we place walls up around our hearts for protection. A baby can melt those walls completely because a baby is so very vulnerable. He or she cannot protect themselves. Babies do not threaten us. They simply invite us to love.  The child Jesus offers no threat. As an infant, he was not a threat to anybody. Jesus Christ depended on his parents just like every other child born into the world. He needed their help to live. He was small and helpless. He needed to be protected. Out of supreme love, the Word makes himself vulnerable in this way. The wood of the manger foreshadows the wood of the Cross. God opens himself to being harmed to show us that he does not threaten us but wishes to love us. From the Crib to the Cross, his entire life shows us this love. Christ becomes defenseless to melt our defensive hearts, so we can love him.

Yes, meeting the Baby of Bethlehem, we see that God chooses to become an infant who draws us out of ourselves and toward God. He opens the door for us to meet him as a person and awaits our response. This brings me to the third idea: Babies are demanding. Babies have many needs that the ones who love them must fulfill. Being a parent is demanding. When they arrive, babies demand from us that we change many things if we care for them. Parents and families have to mold to the needs of the infant in their midst. Think of all the things that parents sacrifice for their children: sleep, food, money, opportunities, time, their own expectations. Parenthood means living for the other in a radical way.

So also, the infant Jesus gently demands something from us.

The child of Bethlehem gently invites us to love him…and responding to that invitation love means changing our lives. He comes in love, inviting us to love him, making himself defenseless and delightful. If we respond in love, it will demand everything, and we will receive everything.  If we choose to love him, meeting this child will change our lives. It will mean a radical reorientation of our hearts to the love of God and love of neighbor. Love demands everything of us not because God needs our love but because in loving Him, we will be completely fulfilled.

Brothers and Sisters, if you have been far from the Lord, do not be afraid to let him love you today. Do not be afraid to receive the Christ Child into your arms. Look upon him, and more importantly, let him look upon you with love. He comes for you. Let your heart be melted by his gaze, delight as he smiles upon you. Then let your heart respond with love. He takes nothing; he gives everything. O come, let us adore Him.


[1] Benedict XVI, The Blessing of Christmas, trans. Brian McNeil (San Francisco: Ignatius Press, 2007), 71.


En Espanol

Hace poco más de 22 meses, mi vida cambió cuando nació mi sobrino Liam. Nuestra familia se regocijó por el nacimiento de una nueva generación de Rooneys. Todos sabíamos que Liam estaba llegando para los nueve meses antes de eso, pero había algo acerca de finalmente poder abrazarlo.Sabemos que podemos saber mucho acerca de una persona sin conocerla. Conocemos a una persona humana a través de su cuerpo. La persona se revela a través de su cuerpo y el cuerpo revela a la persona. Cuando estaba abrazando a Liam por primera vez, lo conocí. Yo conocía a mi sobrino y lo quería. Encontrar a Liam por primera vez cambió mucho la vida para mí y mi familia. Sin siquiera elegirlo, Liam se me reveló y esa revelación cambió mi vida: sabía que era un tío. Se creó una nueva relación.

Hace 22 meses, mi vida cambio porque conocí a Liam. Hace 2 mil anos el nacimiento de otro bebe cambio la vida de todas las personas desde el principio hasta el fin del mundo. Hoy, en esta gran fiesta de Navidad, celebramos que Dios se nos revela humildemente al hacerse hombre. En esa revelación, se crea una relación. Dios ata a la humanidad a sí mismo.

La afirmación radical del cristianismo es que la Palabra que habló de la creación se convirtió en un Bebé que no podía hablar una palabra. Dios se encarna. Él toma carne y sangre. Asume una mente humana y una voluntad humana. Asume la humanidad para sí mismo. Se hizo como nosotros en todas las cosas menos en el pecado. Él nació de una mujer y a través de su humanidad llegamos a conocer la divinidad. Cuando miramos al pequeño bebé en el pesebre, vemos el rostro de Dios. El niño Jesús acostado en el pesebre revela a Dios. Cuando él sonríe, Dios sonríe. Cuando llora, Dios llora. Cuando agarra el dedo de María o José o un pastor, es Dios que está agarrando la mano humana.

Esto es fundamental para el cristianismo y si lo reconocemos cambiará nuestras vidas. En esta noche de la navidad, “el amor indefenso de Dios, su humildad y su bondad aparecieron a la vista: se expone a nosotros en el corazón de este mundo” Dios viene a nosotros de manera que podemos recibirlo. Como un pequeño bebé.

Cuando oro y pienso en el hecho de que Jesús se convirtió en un bebé pequeño, me vienen a la mente tres ideas.

La primera es que los bebés son encantadores. Nos traen una gran alegría. ¡Qué alegría ha sido ver a mis hermanos y sus esposas regocijarse en mi sobrina y sobrino! Se regocijan en cada nueva habilidad. La más mínima sonrisa de mi sobrina de tres meses es suficiente para alegrar nuestros corazones. Cada nuevo día es una nueva aventura con un niño. Los niños nos invitan a tener una nueva delicia en el mundo; pero lo más importante es que nos invitan a deleitarnos con ellos. Cristo se convierte en un niño encantador, para que podamos aprender a deleitarnos en Dios que deleite en nosotros.

El segundo cosa es que los bebés son indefensos. Son vulnerables.Dañados por el pecado, nuestros corazones están a la defensiva. Con demasiada frecuencia se nos hemos lastimado en nuestros intentos de amar. Debido a esto, colocamos muros alrededor de nuestros corazones para protección. Un bebé puede derretir esas paredes por completo, porque es muy vulnerable. Él o ella no pueden protegerse a sí mismos. Los bebés no nos amenazan. Simplemente nos invitan a amar. El niño Jesús no ofrece ninguna amenaza. Cuando era un bebé, no era una amenaza para nadie. Jesucristo dependía de sus padres al igual que cualquier otro niño nacido en el mundo. Necesitaba su ayuda para vivir. Era pequeño e indefenso. Necesitaba estar protegido. Por amor supremo, la Palabra se vuelve vulnerable de esta manera. La madera del pesebre presagia la madera de la Cruz. Dios se abre a ser dañado para mostrarnos que no nos amenaza, sino que desea amarnos. Cristo se vuelve indefenso para derretir nuestros corazones defensivos, para que podamos amarlo.

Sí, al encontrarnos con el Bebé de Belén, vemos que Dios elige convertirse en un bebé que nos saca de nosotros y nos acerca a Dios. Él nos abre la puerta para que lo conozcamos como persona y espera nuestra respuesta. Esto me lleva a la tercera idea: los bebés son exigentes. Los bebés tienen muchas necesidades que los que los aman deben satisfacer. Ser padre es exigente. Cuando llegan, los bebés nos exigen que cambiemos muchas cosas. Los padres y las familias tienen que adaptarse a las necesidades del bebé en medio de ellos. Piensen en todas las cosas que los padres sacrifican por sus hijos: sueño, comida, dinero, oportunidades, tiempo, sus propias expectativas. La paternidad significa vivir para el otro de una manera radical.

Así también, el niño Jesús exige algo de nosotros.

El hijo de Belén nos invita a amarlo … y responder a esa invitación amor significa cambiar nuestras vidas. Él viene en el amor, nos invita a amarle, haciéndose indefensa y encantador. Si respondemos con amor, exigirá todo y lo recibiremos todo. Si elegimos amarlo, conocer a este niño cambiará nuestras vidas. Significará una reorientación radical de nuestros corazones al amor de Dios y al prójimo. El amor nos exige todo, no porque Dios necesite nuestro amor sino porque al amarlo seremos completamente satisfechos.

Hermanos y hermanas, si han estado lejos del Señor, no tengan miedo de dejar que los ame hoy. A todos: No tengas miedo de recibir al Niño Jesús en tus brazos. Míralo y, lo que es más importante, deja que te mire con amor. El viene por ti. Deja que tu corazón se derrita con su mirada, alégrate mientras te sonríe. Entonces deja que tu corazón responda con amor. Él no toma nada; Él lo da todo. ¡Oh, vengan, adorémoslo!

Featured

Autonomy, Humility, and St. Joseph

Last summer, I was with my Godson’s family. We were all swimming in their pool. The 5-year-old brother of my Godson had just become good enough at swimming to make it across their pool unassisted and he absolutely loved showing me how he could do it without help. It was amazing to see his growth from the last year in the ability to swim well.

Most kids love to show parents and other adults what they are capable of doing, don’t they? It’s natural and good that they want to because they are learning how to do things on their own – they are learning autonomy. It brings them delight when they know that those who love them delight in them and their new abilities.

We want to help our kids to grow into a healthy sense of autonomy – the sense that “I am able” — it is really important. “I want to do it myself,” and “I can do it” are the verbal signs of this growth in autonomy. And this is a really good thing. We want our children to grow up and know that they are able to do things.

At the same time, we all know that kids need help. They often can’t do what they need to survive. Sometimes kids try to be too autonomous, too independent…like when the toddler tries to run across the street, or the 4-year-old tries to pour the milk by himself, or the kid wants to put his clothes on by himself ( and takes 30 minutes to do so).  Thus, we not only want our kids to have a sense of autonomy, but we also want them to learn to ask for help when they need it and gratefully receive that help.

It’s a hard job as a parent to go back and forth between helping and encouraging kids to do things themselves. If we let them do too much, they might get hurt or fail. If we let them do too little, they will never know their own abilities.

What’s interesting is that the same thing often happens in our relationship with God

God, our Father, wants us to be autonomous in the sense that he wants us to exercise our freedom for love. But we also have to realize that our ability to do that flows from God. The fact is that in relation to God, we are like little children, and we need his help. When we forget this, our sense of autonomy can be twisted into pride, which prevents us from receiving salvation.  

Advent invites us to shatter this pride, to recognize that we need God’s help and to desire his entrance into our lives.  It means coming to recognize that we are his children. God invites us to receive his gift of salvation like a child with joy and gratitude. The Church places before our eyes today two contrasting examples of how we can respond to God’s gift of salvation. Ahaz pridefully rejects God’s gift of salvation and Joseph humbly receives the gift of salvation.  

During the reign of Ahaz, other nations threaten the kingdom of Israel. God promises to deliver his people from these threats through Isaish, and he commands Ahaz to ask for a sign that this deliverance will occur. Ahaz refuses to ask for a sign because to do so would mean recognizing that he needed God’s help.

If you read the rest of the book of Isaiah, you will find that Ahaz makes agreements with other nations in order to grasp the security he desires for Israel. These agreements lead Israel to worship other gods. The result is the Babylonian exile.Ahaz’s pride causes the destruction of the kingdom of Israel. Because of his pride, Ahaz cannot see that the security he desires for himself and his kingdom is right there if he will just allow God to work.

Nevertheless, God continues to act. Like a good Father, he acts in the best interest of his children despite the fact that they refuse his gift. Despite the Ahaz’s refusal, God promises a sign. “A virgin will conceive and be with Child.” Where is the ultimate fulfillment of this sign but in the humble Virgin of Nazareth, who conceives by the power of the Holy Spirit and brings forth Jesus?

Joseph is also faced with a difficult situation: He finds his wife, Mary, pregnant, although they had not lived together yet. One can imagine Joseph’s anguish; he loves Mary, and it seems that he has been betrayed by her. Worse, it seems she has broken the law of God, and the punishment for such a crime is death. On the one hand, Joseph desires to spare Mary’s life because he loves her; on the other, as a just man, he desires to do what the law commands.

Faced with a difficult situation, Joseph does something that Ahaz does not and which shows his virtue. Though he is afraid, he goes to the Lord in prayer. He deliberates – he does not act rashly but takes time to think about the best thing to do – in the presence of the Lord.

In the words of St. Jose Maria Escriva:

Joseph “didn’t fulfil the will of God in a routine or perfunctory way; he did it spontaneously and wholeheartedly. For him the law … was not a code or a cold list of precepts, but an expression of the will of the living God. So he knew how to recognize the Lord’s voice when it came to him so unexpectedly and so surprisingly. St Joseph’s life was simple, but it was not easy. After considerable soul-searching, he learned that the son of Mary had been conceived through the Holy Spirit

http://www.escrivaworks.org/book/christ_is_passing_by-chapter-5.htm

 Because of his humility, when the Lord speaks through an Angel, Joseph is ready to receive the message and act upon it.

Both men’s situations are similar. They both feel they must do something. But what a difference humility makes. Ahaz rejects the message out of pride; the other receives the message and submits himself to it. The pride begets a fall; the humility brings glory.

Let’s return to the pool. Though Joseph is capable of swimming across the pool by himself, he also knows that he should not swim without an adult present. When there is an adult in the pool, he is free to have the joy of swimming because he knows that someone is going to be there if he gets in over his head.

This is the kind of humble autonomy that we need in the spiritual life and that St. Joseph had. He knew he needed God’s help, and he desired that help. So in his need, he goes to God. He places himself as a child in God’s care. Then he is able to act freely and with great joy. Being in the presence of the Father makes him capable of becoming the foster Father of the Son of God to his eternal glory.

The question is, will we also turn to Our Father in every moment, so that we also may welcome the Christchild in our midst with the salvation he brings?

Espanol

El verano pasado, estaba con la familia de mi ahijado. Todos estábamos nadando en su piscina. El hermano de mi ahijado de 5 años acababa de ser lo suficientemente bueno para nadar como para cruzar la piscina sin ayuda y le encantaba mostrarme cómo podía hacerlo sin ayuda. Fue sorprendente ver su crecimiento desde el año pasado en la capacidad de nadar bien

A la mayoría de los niños les encanta mostrarles a los padres y a otros adultos lo que son capaces de hacer, ¿no es así? Es natural y bueno que quieran porque están aprendiendo a hacer las cosas por su cuenta, están aprendiendo autonomía. Les deleita saber que quienes los aman se deleitan en ellos y en sus nuevas habilidades.

Queremos ayudar a nuestros hijos a convertirse en una sana sensación de autonomía, la sensación de que “soy capaz”, es realmente importante. “Quiero hacerlo yo mismo” y “Puedo hacerlo” son los signos verbales de este crecimiento en la autonomía. Y esto es algo realmente bueno. Queremos que nuestros hijos crezcan y sepan que pueden hacer cosas.

Al mismo tiempo, todos sabemos que los niños necesitan ayuda. A menudo no pueden hacer lo que necesitan para sobrevivir. A veces, los niños intentan ser demasiado autónomos, demasiado independientes … como cuando el niño intenta correr por la calle, o el niño de 4 años trata de verter la leche solo, o el niño quiere vestirse solo (y tarda 30 minutos en hacerlo).

Por lo tanto, no solo queremos que nuestros hijos tengan un sentido de autonomía, sino también que aprendan a pedir ayuda cuando la necesiten y que agradecidamente reciban esa ayuda. Es un trabajo difícil como padre ir y venir entre ayudar y alentar a los niños a hacer cosas por sí mismos. Si les dejamos hacer demasiado, podrían lastimarse o fallar. Si les permitimos hacer muy poco, nunca sabrán sus propias habilidades.

Lo interesante es que a menudo sucede lo mismo en nuestra relación con Dios. Dios, nuestro Padre, quiere que seamos autónomos en el sentido de que quiere que ejercitemos nuestra libertad por amor. Pero también tenemos que darnos cuenta de que nuestra capacidad para hacer eso fluye de Dios. El hecho es que, en relación con Dios, somos como niños pequeños y necesitamos su ayuda. Cuando olvidamos esto, nuestro sentido de autonomía puede convertirse en orgullo, lo que nos impide recibir la salvación.

El Adviento nos invita a romper este orgullo, al reconocer que necesitamos la ayuda de Dios y de pedir su entrada en nuestras vidas. Significa llegar a reconocer que somos sus hijos. Dios nos invita a recibir su regalo de salvación como un niño con alegría y gratitud. La Iglesia pone hoy ante nuestros ojos dos ejemplos contrastantes de cómo podemos responder al don de salvación de Dios. Acaz rechaza orgullosamente el regalo de salvación de Dios y José recibe humildemente el regalo de salvación.

Durante el reinado de Acaz, otras naciones amenazan el reino de Israel. Dios promete liberar a su pueblo de estas amenazas a través de Isaish, y le ordena a Acaz que pida una señal de que ocurrirá esta liberación. Acaz se niega a pedir una señal porque hacerlo significaría reconocer que necesitaba la ayuda de Dios. Si lees el resto del libro de Isaías, encontrarás que Acaz hace acuerdos con otras naciones para tratar de comprender la seguridad que desea para Israel. Estos acuerdos llevan a Israel a adorar a otros dioses. El resultado es el exilio babilónico. El orgullo de Acaz causa la destrucción del reino de Israel. Debido a su orgullo, Acaz no puede ver que la seguridad que desea para sí mismo y su reino está ahí si solo permite que Dios trabaje.

Sin embargo, Dios continúa actuando. Como un buen padre, actúa en el mejor interés de sus hijos a pesar del hecho de que rechazan su regalo. A pesar de la negativa de Acaz, Dios promete una señal. “Una virgen concebirá y estará con el Niño”. ¿Dónde está el cumplimiento final de este signo sino en la humilde Virgen de Nazaret, quien concibe por el poder del Espíritu Santo y da a luz a Jesús?

José también se enfrenta a una situación difícil: Se encuentra a su esposa, María, embarazada, aunque no habían vivido juntos todavía. Imagina la angustia de José; él ama a Mary, y parece que ella ha sido traicionada por ella. Peor aún, parece que ella ha violado la ley de Dios, y el castigo por tal crimen es la muerte. Por un lado, Joseph desea salvar la vida de Mary porque la ama; por el otro, como hombre justo, desea hacer lo que ordena la ley.

Ante una situación difícil, Joseph hace algo que Acaz no hace y que muestra su virtud. Aunque tiene miedo, va al Señor en oración. Él delibera, no actúa precipitadamente, sino que se toma el tiempo para pensar en lo mejor que puede hacer, en presencia del Señor.

En las palabras de Jose Maria Escriva, el cumplimiento de la voluntad de Dios de San Jose:

“no es rutinario ni formalista, sino espontáneo y profundo. La ley…no fue para él un simple código ni una recopilación fría de preceptos, sino expresión de la voluntad de Dios vivo. Por eso supo reconocer la voz del Señor cuando se le manifestó inesperada, sorprendente. Porque la historia del Santo Patriarca fue una vida sencilla, pero no una vida fácil. Después de momentos angustiosos, sabe que el Hijo de María ha sido concebido por obra del Espíritu Santo.”

http://www.escrivaworks.org/book/christ_is_passing_by-chapter-5.htm

Debido a su humildad, cuando el Señor habla a través de un ángel, José está listo para recibir el mensaje y actuar en consecuencia.

Las situaciones de ambos hombres son similares. Ambos sienten que deben hacer algo. Pero qué diferencia hace la humildad. Acaz rechaza el mensaje por orgullo; el otro recibe el mensaje y se somete a él. El orgullo engendra una caída; La humildad trae gloria.

Volvamos a la piscina. Aunque Joseph es capaz de nadar solo a través de la piscina, también sabe que no debe nadar sin un adulto presente. Cuando hay un adulto en la piscina, es libre de tener la alegría de nadar porque sabe que alguien va a estar allí si se mete por encima de su cabeza.

Este es el tipo de autonomía humilde que necesitamos en la vida espiritual y que San José tenía. Sabía que necesitaba la ayuda de Dios, y deseaba esa ayuda. Entonces, en su necesidad, él va a Dios. Se coloca como un niño al cuidado de Dios. Entonces puede actuar libremente y con gran alegría. Estar en la presencia del Padre lo hace capaz de convertirse en el Padre adoptivo del Hijo de Dios para su gloria eterna.

La pregunta es: ¿volveremos también a Nuestro Padre en cada momento, para que también podamos dar la bienvenida al Christchild en medio de nosotros con la salvación que él trae?

Featured

The Crucial Question: Hope, Courage, and Action

En Espanol

Si tuviera que decirle a alguien en 20 palabras o menos, lo que quería lograr con su vida, ¿qué sería? Tómense 10 segundos para pensarlo. Cada cosa creada actúa para algún propósito. El venado come la hierba para vivir. El árbol toma agua para crecer. Del mismo modo, los seres humanos actuamos con un propósito. Pero la diferencia entre nosotros los humanos y otros animales es que podemos elegir libremente este propósito. Un animal no puede. Podemos elegir lo que queremos lograr.

En su libro clásico Los siete hábitos de las personas altamente efectivas, Stephen Covey escribe que las personas altamente efectivas “comienzan con el fin en mente”. Ser efectivo significa lograr lo que nos propusimos hacer. El punto de Covey no es tanto que debamos actuar para lograr un fin, lo hacemos sin siquiera pensarlo, sino que para ser personas efectivas necesitamos tener nuestro objetivo en mente. Necesitamos pensar hacia dónde queremos ir y luego elegir las cosas que van allí.

Esta no es una idea nueva; Los grandes filósofos hablan de esta práctica como la marca definitoria del hombre o la mujer prudente. La prudencia es elegir el mejor medio para lograr el objetivo. Pero esto genera otra pregunta: ¿Cuál debería ser nuestro objetivo en la vida? ¿Qué fin debemos tener en mente?

En las últimas semanas del año litúrgico, la Iglesia llama nuestra atención precisamente sobre esta cuestión. Ella llama nuestra atención hacia el final de nuestra vida cristiana: el cielo. Todos los domingos profesamos que el cielo es nuestro fin cuando decimos en el Credo, que esperamos “la resurrección de los muertos y la vida del mundo por venir.”

Todos ustedes están aquí por varias razones. No he tenido la oportunidad de conocerlos a todos y no conozco todas sus historias. Pero sí sé esto: Dios te creó, él tiene un buen plan para tu vida y quiere que estés en una comunión cada vez más profunda con Él. Dios te ama tanto que envió a su Hijo unigénito al mundo para que puedas tener comunión con él para siempre. Esto es el cielo. Comunión con Dios.

Otra pregunta: ¿Con qué frecuencia pensamos en el cielo?

Nada más importa realmente excepto en relación con este hecho: Dios te está llamando a vivir con él. Me temo que no pensamos lo suficiente en el cielo. Es fácil distraerse en nuestra cultura con tanto ruido. Estamos constantemente llenos de cosas, por lo que tenemos poco tiempo o energía para pensar en el cielo. Pero si ni siquiera pensamos en el cielo, perdemos la perspectiva eterna de la vida, la única perspectiva que finalmente importa

Aquí hay otra forma de hacer esa última pregunta de manera más práctica: ¿Qué hemos hecho tú y yo para cooperar con la gracia de Dios que nos da esperanza de vida eterna? No es suficiente simplemente saber a dónde deberíamos ir. No es suficiente tener el final en mente. Tenemos que elegir avanzar hacia este objetivo y esa no es una opción única: es algo que tenemos que hacer una y otra vez, incluso cuando nos cuesta algo.

Aquí es donde entran en juego las virtudes que escuchamos en la primera y segunda lecturas: ¿qué virtudes vemos en estas lecturas? Valentia y esperanza

Como muchos de los israelitas en tiempos de los macabeos, los hermanos y su madre en la primera lectura muestran valentia y esperanza en desafiar las órdenes de los helenistas. La lectura de hoy nos da un vistazo a la historia; Puedes leer la saga completa en los libros de los Macabeos. Aquí hay un poco más de contexto sobre cómo los hermanos se convirtieron en mártires:

Cuando el rey griego Antíoco conquistó a Israel, ordenó que los habitantes se sacrificaran a dioses paganos y comieran alimentos inmundos para destruir su identidad cultural. Por miedo, muchos del pueblo del pacto de Israel decidieron conformarse a estas leyes para salvarse.

En contraste, estos hermanos fueron asesinados porque con gran esperanza se negaron valientemente a seguir la cultura prevaleciente incluso a costa de sus vidas. Los siete hermanos y su madre -imaginen esta situación, ustedes que son padres-, saben que permanecer en comunión con Dios es algo por lo que vale la pena morir. Prefieren morir “en integridad, poniendo [toda] su confianza en el Señor”, en lugar de abandonar el pacto. Estaban preparados para morir para permanecer en comunión con Dios.

¿Cómo nos impacta su martirio?

 Parece un compromiso tan pequeño, comer un poco de cerdo, y sus vidas se salvan. Pero al mantener la vida del cuerpo, habrían destruido la vida de sus almas. Recuerdo las palabras del joven santo Dominico Savio que prometió al Señor a una tierna edad “¡Antes morir que pecar!”. Vio claramente, como los macabeos, que el pecado y la separación de Dios son mucho peores que la muerte

Los mártires nos enseñan que la vida y la relación con Cristo exige la voluntad de dejar todo atrás y seguirlo, incluso a la Cruz, para que también podamos levantarnos con él. De hecho, usted y yo que hemos sido bautizados ya hemos muerto, y la vida que vivimos ahora está en Cristo, ya es el comienzo de la vida del mundo por venir. El pecado solo puede matar esta vida dentro de nosotros

Nunca ha sido fácil seguir a Cristo. Ser un discípulo hoy requiere grandes sacrificios. En un mundo post-cristiano, simplemente no caeremos en seguir a Cristo Todos los días, ser discípulo nos exige una elección valiente para seguir a Cristo. Tenemos que comenzar con el cielo en mente y elegir la relación con el Señor todos los días. Porque si no lo hacemos, simplemente seguiremos los caprichos de la cultura en la que nos encontramos. Y nuestra cultura se está volviendo cada vez más anticristiana. La semana pasada, escuché la historia de un joven del quien se burlaron por leer la Biblia durante un momento libre en la escuela.

Escúchenme, como católicos no condenamos todo en nuestra cultura, pero tampoco podemos aceptarlo sin reflexionar. Teniendo en cuenta nuestro fin, tenemos que probar todo por su valor eterno. Al hacerlo, agregamos nuestro propio testimonio al de los mártires; hacemos presente a Cristo en el mundo y cumplimos nuestro llamado bautismal de darle testimonio.

La forma en que Dios nos llama a dar este testimonio es única para cada uno de nosotros. Lo llamamos nuestra vocación. He tenido el privilegio en los últimos 7 años, gracias al generoso apoyo de su parroquia y de la diócesis, para formarme en el seminario. Todos ustedes han facilitado mi cooperación con la gracia de Dios en mi vida a través de su apoyo financiero a cosas como el CSA y, lo que es más importante, a través de sus oraciones

Cuando reflecciono en estos años, se han llenado de grandes alegrías; También han habido muchos momentos en los que se requirió valentia para perseverar en seguir el llamado del Señor. Por la gracia de Dios he crecido en santidad. He aprendido a confiar más en Jesús que en mí mismo. Estoy lejos de ser perfecto, pero estoy tratando de responder al llamado de Dios con valentía cada día.

Espero con ansias el día, en unos pocos meses, cuando seré ordenado como sacerdote. Pero el llamado de Dios no ha terminado para mí. Cada día tendré que comenzar con el fin en mente. Estoy llamado al cielo y a llevar a cuantos mas pueda.

Tu también eres llamado al cielo y llamado a alentar a otros en su viaje al cielo. Jesus te llama a seguirlo valientemente de una manera maravillosamente única, una forma que, en última instancia, solo él conoce por completo. Ya sea para la vida familiar, para el sacerdocio o para la vida religiosa, ruego que respondas con valentía a este llamado y que el Señor dirija todos nuestros “corazones al amor de Dios y a la resistencia de Cristo”!

In English

If you had to tell someone in 20 words or less, what you wanted to accomplish with your life what would it be? Take 10 seconds to think about it.

Every created thing acts for some purpose. The deer eats the grass in order to live. The tree takes up water in order to grow. Likewise, we human beings act for a purpose. But the difference between us humans and other animals is that we can freely chose this purpose. An animal cannot. We can choose what we want to accomplish.

In his classic book the Seven Habits of Highly Effective People, Stephen Covey writes that highly effective people “begin with the end in mind.” To be effective means accomplishing what we set out to do. Covey’s point is not so much that we should act for an end – we do that without even thinking about it – but that to be effective people we need to have our end in mind. We need to think about where we want to go and then choose things go there.

This is not a new idea; the great philosophers talk about this practice as the defining mark of the prudent man or woman. Prudence is choosing the best means to achieve the goal. But this prompts another question: What should be our goal in life? What end should we have in mind?

In the closing weeks of the liturgical year, the Church draws our attention to precisely this question. She draws our attention to the end of our Christian life: heaven. Every Sunday we profess that heaven is our end when say in the Creed, that we “look forward to the resurrection of the dead and the life of the world to come.”

You are all here for various reasons. I haven’t had the chance to meet all of you, and I don’t know all your stories. But I do know this: God created you, he has a good plan for your life, and he wants you to be in an ever-deepening communion with Him. God so loves you that that he sent his only begotten Son into the world that you might have communion with him forever. This is heaven. Communion with God.

Another question: How often do we think about heaven?

Nothing else really matters except in relation to this fact: God is calling you to life with him. I fear that we don’t think about heaven enough. It is easy to become distracted in our culture of so much noise. We are constantly being filled up with stuff and so we have little time or energy to think of heaven. But if we don’t even think of heaven, we lose the eternal perspective on life – the only perspective that ultimately matters.

Here’s another way to ask that last question more practically: What have you and I done to cooperate with God’s grace which gives us hope of eternal life? You see, its not enough to simply know where we should be going. It’s not enough to simply have the end in mind. We have to actually choose to move toward this goal and that’s not a one time choice – its something we have to do over and over again, even when it costs us something.

This is where the virtues we hear of in the 1st and 2nd reading come to bear: what virtues do we see in these readings?  Courage and hope.

Like many of the Israelites in time of the Maccabees, the brothers and their mother in the first reading display courage and hope in defying the orders of the Hellenists. The reading today gives us but a glimpse into the story; you can read the full saga in the books of the Maccabees. Here’s a little more context for how the brothers became martyrs:

When the Greek king Antiochus conquered Israel he mandated that the inhabitants sacrifice to pagan gods and eat unclean food in order destroy their cultural identity. Out of fear, many of the covenant people of Israel decided to conform to this and save themselves.

In contrast, these brothers were being killed because with great hope they courageously refused to go along with the prevailing culture even at cost of their life. The seven brothers and their mother — imagine this situation, you who are parents — they know that remaining in communion with God is something worth dying for. They prefer to die “in integrity, putting [their] whole trust in the Lord,” rather than abandoning the covenant. They were prepared to die in order to remain in communion with God.

How does their martyrdom strike us?

It seems such a small compromise, a little pork, and their lives are spared. But in keeping the life of the body, they would have destroyed the life of their souls. I am reminded of the words of the young saint Dominic Savio who promised the Lord at a tender age “Death rather than sin!”  He saw clearly, like the Maccabeans that sin and separation from God are far worse than death.

The martyrs teach us that the life and relationship with Christ demands a willingness to leave everything behind, and follow him, even to the Cross, so that we also might rise with him. In fact, you and I who have been baptized have already died, and the life we live now is in Christ, it is already the beginning of the life of the world to come. Sin alone can kill this life within us.

It has never been easy to follow Christ. To be a disciple today requires great sacrifices. It requires a daily courageous choice to follow Christ. In a post-Christian world, we won’t simply fall into following Christ. We have to begin with heaven in mind and choose relationship with the Lord every day. Because if we don’t, we will simply follow the whims of the culture we find ourselves in. And our culture is increasingly becoming anti-Christian. Just last week, I heard the story of a young man who was ridiculed for reading the Bible during a free moment at school.

Hear me, we Catholics don’t condemn everything in our culture, but we also cannot accept it without reflection. Having our end in mind, we have to test everything for its eternal value. In doing so, we add our own witness to that of the martyrs; we make Christ present in the world and fulfill our baptismal call.

The way God calls us to give this witness is unique for each of us. We call it our vocation. I have had the privilege over the past 7 years, thanks your generous in supporting your parish and the diocese, to be formed in the seminary. You all have facilitated my cooperation with God’s grace in my life through your financial support of things like the CSA and more importantly through your prayers.

I look back over these years. They have been filled with great joys; there have also been many moments in which courage was required to persevere in following the Lord’s call. Through God’s grace I have grown in holiness. I have learned to trust more and more in Jesus rather than myself. I am far from perfect, but I’m trying to respond to God’s call courageously each day. I look forward to when, in only a few months, I will be ordained to the priesthood. But God’s call is not over for me. Each day I will still have to begin with the end in mind. I am called to heaven and to take as many others with me as I can.

You also are called to heaven and called to encourage others on their journey to heaven. He calls you to follow him courageously in a wonderfully unique way, a way that ultimately only he knows completely. Whether to family life, to priesthood, or religious life. I pray that you will respond with courage to this call and that the Lord direct all our “hearts to the love of God and to the endurance of Christ!”

Featured

How we Christians Confront Evil.

En espanol:

Este último año hemos estado sufriendo como Iglesia ya que hemos tenido que confrontar los escándalos y acciones pecadoras de algunos de los lideres de la iglesia, incluyendo Obispos y Sacerdotes.

Mi corazón se rompió una y otra vez al escuchar las historias del horrible abuso.

Yo no sé cuáles fueron sus reacciones, pero por mi parte, sentí mucha rabia y enojo. 

Me sentí traicionado por la falta de valentía para enfrentar esas maldades, estaba enojado, en parte porque estaba a punto de ser ordenado al diaconado, lo cual significaba que yo podría ser juzgado por las acciones de algunos obispos y sacerdotes, que lastimaron o no protegieron a los miembros más vulnerables de su iglesia.

Sin embargo, muy pronto me di cuenta de que cualquier consecuencia negativa que yo podría experimentar por los escándalos no era nada comparado con el sufrimiento de quienes fueron abusados. El abuso destruye vidas y corazones. Reflexionando en esto, me puse aún más enojado y quería que hubiera justicia para ellos.

Dos sacerdotes en el seminario me animaron a rezar y reflexionar en mis propias reacciones. Mientras expresaba mi enojo y dolor al Señor por las maldades que se habían cometido, el me enseñó como usar la energía derivada de mi enojo y dolor por su gloria.

Reconocí que el Señor me estaba llamando a vivir una vida más santa. El me llamó a que creciera en fe en lo que he aprendido y continuar en despojarme de todo el pecado de mi propia vida.

El Señor también me invitó a ser más valiente al confrontar la maldad a través de la proclamación del Evangelio si lo encontraba conveniente o no.

Hermanos y hermanas, hoy les comparto estas experiencias porque después de Misa, pasaremos un libro que se llama “Carta de la Iglesia que Sufre”, escrito por el Obispo Robert Barron. Este libro ofrece una reflexión teológica sobre el escándalo del año pasado a la luz de la misión de la Iglesia de evangelizar. Les invito a que tomen una copia y lo lean, y consideren lo que Dios les llama a hacer mientras todos sanamos de estos escándalos.

A la luz de las lecturas de hoy, permítanme ofrecer tres puntos principales que debemos tener en cuenta al enfrentarnos al mal en el mundo (ya sea en la Iglesia o en otras circunstancias): oración, santidad vivida en comunidad y proclamación.

En la primera lectura, escuchamos cómo Moisés extiende sus brazos y, a través de su intercesión, Israel derrota a Amalek. Fijese como Moisés no ordena, pero levanta sus manos en oración. En aquellos tiempos, un brazo habría sido levantado como un gesto de mando, mientras que dos indican una acción de oración. Aprendemos a que confrontar el mal debe comenzar con la oración.

Esto significa que cuando nos encontramos con el mal, no debemos tratar de superarlo solos; más bien, debemos aferrarnos más a Jesús. El consejo que recibí fue sabio: cuando experimentamos el mal, nos aferramos a Jesús.

Es por eso que las palabras de nuestro Señor sobre la oración son tan importantes para que las escuchemos. Debemos rezar sin cansarnos.

No debemos dejar de rezar por la injusticia que encontramos en el mundo. Podemos estar cansados emocional o físicamente, pero no podemos dejar que ese hecho afecte nuestra comunión diaria con Cristo en la oración.

Un encuentro con el mal o el sufrimiento debe ser la ocasión para persistir en la oración.

Nuestra oración, que es nuestra relación con Dios, nos conduce naturalmente al segundo principio para enfrentar el pecado y el mal en el mundo: debemos persistir en desear la santidad, lo que significa ser más como Dios

La realidad es que el bien de la gracia activa en nuestras almas – el bien de nuestra santidad que proviene de ser parte de su cuerpo – sobrepasa cualquier cosa que podamos hacer para combatir el mal.

Nuestra primera lectura nos da una metáfora de esta situación:

Los israelitas enfrentaron un ejército mucho mejor equipado y entrenado, pero cada vez que Moisés levantaba sus brazos, Israel salía victorioso en el campo de batalla. Esta señal muestra a los israelitas que no fue por su propia fuerza que ganarían la batalla, sino solo a través de la obra de Dios.

Cuando nos enfrentamos al mal, debemos recordar lo mismo. No seremos victoriosos de nuestro propio poder; más bien, Dios conquista el mal por hacernos santos con nuestra cooperación.

La lectura también nos muestra que la santidad que necesitamos no es un proyecto individual, pero sólo realizable en la comunidad

Moisés no hubiera podido mantener sus brazos en alto sin ayuda. Necesita a Aaron y Hur. Así también, necesitamos la Iglesia. Cristo hace de la Iglesia su instrumento indispensable a través del cual nos da ayuda para ser santos.

No venceremos al mal a menos que estemos en comunión con la Iglesia. No podemos aceptar a Cristo y rechazar la Iglesia que es su cuerpo. Nos necesitamos unos a otros e incluso cuando una parte del cuerpo peca, no podemos abandonarlo.

Esto nos lleva a nuestro tercer principio: la proclamación del Evangelio es la mayor arma que tenemos en la lucha contra el mal dentro de la Iglesia y en el mundo.

En la segunda lectura de hoy, Pablo ordena que Timoteo predique el Evangelio sin falta. Él debe persistentemente “convence, reprende y exhorta con toda paciencia y sabiduría.”. Pablo le habla a Timoteo como obispo; Sin embargo, todos estamos gravemente obligados a predicar el Evangelio, cada uno según su estado de vida. Por eso estamos llamados a seguir el mandato de Pablo con valentía.

Escuchamos muchas razones por las que ocurrieron estos escándalos y la mayoría de ellos tienen algún mérito, pero fundamentalmente estos escándalos traicionan la falta de conversión y la falta de voluntad de proclamarse el Evangelio entre algunos miembros del clero.

Y esto no solo sucede entre el clero. Todos fallamos en proclamar el evangelio a veces. Desafortunadamente, a veces somos tibios al hacer esta proclamación. Para mí, con las personas que es más difíciles de proclamar son las personas más cercanas a mi. Creo que es porque no quiero arriesgarme a perder una amistad diciendo algo cuando sé que debería hacerlo. Siempre hablamos de la presión de grupo con niños y adolescentes, pero creo que es un gran problema para los adultos, y las que se puede perder es mucho mas valioso. Requeire mucha valentia proclamar el Evangelio.

A medida que vale la pena repetir, la iglesia es un hospital para los pecadores, no un museo de santos. Todos necesitamos escuchar las Buenas Nuevas repetidamente.

El mayor mal causado por este escándalo viene del hecho de que podría impedir que las personas proclamen, escuchen o reciban el Evangelio.

No podemos dejar de predicar a Cristo por el mal, incluso el mal causado por miembros o líderes de la iglesia.

Decidámos que vamos a hacer el mejor esfuerzo para nunca dejar de predicar el Evangelio. Porque mis amigos, lo que está en juego es simplemente demasiado importante. El mundo está lleno de personas que han sido heridas por el mal y el pecado. Necesitan escuchar el mensaje de que no importa por lo que han pasado, Dios los ama y desea su bien. Necesitan escuchar que Cristo murió por ellos, para traerles vida nueva.

Hermanos y hermanas, las grandes crisis en la iglesia, como la que hemos experimentado durante el año pasado, exigen la acción de grandes santos. Dios nos está llamando a usted y a mí a ser parte de la solución a eéste escándalo a través de la oración, la santidad de la vida y la proclamación del Evangelio. A través de nuestra santidad y de la oración, que son sus dones para nosotros, que muchos lleguen a conocer a Cristo, para que cuando venga el Hijo del Hombre, de hecho, encuentre fe en la tierra.

Featured

Receiving the better part

Homily from the 16th Sunday of Ordinary Time, Year C

En espanol:

Hace poco más de 225 años, durante el corazón del de la Revolución Francesa, la Iglesia sufría mucho. Los revolucionarios creían que hombres y mujeres religiosos quienes han dedicado sus vidas a la oración, el ayuno, y la penitencia fueron egoístas e inútiles.

En el 17 de Julio de 1794, 16 carmelitas de Compiègne fueron juzgados en un tribunal injusto y fueron condenados a muerte: El cargo: el fanatismo religioso. El juez explico que el fanatismo consisto en, “su apego a sus creencias infantiles y sus prácticas religiosas tontas”. Una de las hermanas santas exclamo: Gocemos, mis queridas Madre y hermanas, en el gozo del Señor, que moriremos por nuestra religión santa, nuestra fe, nuestra confianza en la iglesia católica”

En contraste con otras ejecuciones, cuando las hermanas fueron guiadas a la Guillotina, la multitud se volvió inquietantemente silenciosa y pasiva. No se arrojó comida podrida a las condenadas. Al pie de la imponente máquina de matar, con los ojos al cielo, las hermanas cantaron “Veni Creator Spiritus”, renovaron sus votos religiosos y perdonaron a sus verdugos. Luego, uno por uno, subieron al andamio. La más joven, la hermana Constance, fue primera. Ella subió las escaleras, “con el aire de una reina yendo a recibir su corona,” todo el tiempo cantando “Laudate Dominum omnes gentes” “Alaban al Señor todos los pueblos.” Todas la siguieron, hasta que la última, la priora fue matada.

Estas mujeres fueron matadas porque deseaban ser fieles a su consagración a la una cosa que es necesario: recibir el amor de dios. Ellas eligieron la mejor parte, y aunque murieron, no les fue quitada. La muerte no limitó su amor y amistad con Dios. Ellas sabían que el amor de Dios por ellos era más profundo que la muerte. Sabían que Dios los amaba y confiaba en él más allá de la guillotina.

Estas mujeres heroicas, y miles y miles de mártires como ellas a lo largo de los siglos de la cristiandad, entendieron que, en última instancia, solo una cosa es necesaria en nuestras vidas: que es el mejor parte lo cual es recibir el amor de Dios. Dios quiere que estemos en relación con él para nuestro bienestar. No nos ama porque podemos hacer algo para él, sino por lo que él quiere hacer en nuestras vidas.

Esto significa que la receptividad es primordial en la vida cristiana. La vida cristiana, en el corazón, no se trata de hacer; sino, se trata de recibir del señor. Esto es el parte mejor. Esto es lo que nos muestran los mártires y los santos, y los religiosos y religiosas. Renuncian a ciertos bienes terrenales por el fin celestial al que todos somos llamados. Esto no significa que Dios nos llama a todas a abandonar todas las cosas buenas que hacemos. Hay muchas obras buenas que debemos hacer pero ni una es la parte mejor. Amar a nuestro prójimo y servirlo especialmente cuando hay necesidad es muy importante a nuestra vida cristiana; sin embargo, es mejor recibir del Señor y amarlo, porque al final todas las demás actividades, aunque sean buenas, terminaran.    Recibir, ser amado por el Señor: esta es la mejor parte y nunca se nos puede quitar,

Si todo esto es la verdad, ¿por qué no sentamos y recibir del Señor todos los momentos? En pocas palabras: nuestro orgullo nos impide. Sugiero que hay tres formas en que este orgullo se manifiesta en nuestras vidas. Tres mentiras que creemos basadas en el orgullo que impiden que recibamos el amor de Dios:

La primera mentira que creemos, especialmente si estamos lejos de Dios, es que a Dios no le importa cómo vivimos y, por lo tanto, nuestras acciones no tienen consecuencias para nuestra relación con él. Quizás actuemos como nos importa a Dios, pero en realidad es una muestra para ganar honor, fama, o una reputación. Por ejemplo, vendríamos a la misa porque es una oportunidad de hablar con amigos o porque nos ayuda a presentarnos como buenas personas.

Pero, aunque el exterior se muestra limpio, no dejamos que Dios convierte nuestros corazones. No nos importa que pecamos. Estamos perezosos, tristes por la dificultad asociada con vivir una vida de santidad. Nos quedamos contentos a vivir por otra cosa, pero no por Dios. Y por eso no creemos que necesitamos arrepentirnos de nuestros pecados, porque Dios es un tipo de amor blando. Esto es el ateísmo practico. Suponemos, damos por sentado, la misericordia de Dios y, por lo tanto, vivimos como si Dios no existiera. Creyendo esta mentira, no nos sentamos a los pies de Cristo y recibimos su amor porque él no nos importa mucho.

La segunda mentira orgullosa que creemos es el extremo opuesto al primero. Se convierte en una tentación para aquellos que han reconocido su pecado. No creemos que Dios pueda amarnos por razón de la pesa de nuestros pecados. Por eso desesperamos de la misericordia de Dios. Pensamos que nuestros pecados son demasiados malos para ser perdonados por Dios. No suena como el orgullo, pero es, porque supone que un acta nuestra sea más poderosa que la obra de Dios. Dios vino para salvarnos y puede hacerlo. Creyendo esta mentira, no nos sentamos a los pies de Cristo porque tenemos miedo de mostrar a él, al médico divino, nuestros heridos y pecados.

Quizás, la tercera mentira es más siniestra que las dos anteriores porque combina la primera y la segunda de manera maliciosa. Es la mentira de la autosuficiencia. Creemos que sí, tenemos cosas para hacer para mejorarnos, pero por nuestros esfuerzos podemos alcanzar de la punta donde que estaremos dignos del amor de Dios. En nuestra arrogancia, creemos que podemos hacer cosas suficientes para ganar nuestro camino hacia al cielo. Por eso, Cristo quizás sea un ejemplo bueno para nosotros, pero, no es necesario. No es nuestro salvador. Creyendo esta mentira, no nos sentamos a los pies de Cristo porque no creemos que lo necesitemos.

 Todas estas mentiras vacían la Cruz de su significada: no recibimos el amor de Dios porque él no es una prioridad, no recibimos el amor de Dios porque le tememos, o no recibimos el amor de Dios porque no creemos que lo necesitemos. Hermanos: Tenemos que examinarnos en la luz del conocimiento que María y las hermanas de Francia supieron, y que también Jesucristo nos ha dado en nuestro evangelio de hoy. Tenemos que preguntarnos, con humildad si nuestra relación con Jesús, si recibir su amor esta en el centro de nuestra vida, o si estamos viviendo para otra cosa en lugar de la mejor parte. Porqué separados de él no podemos hacer nada, pero con él todas las cosas son posibles.

¿Qué hacemos cuando nos encontramos creyendo y viviendo de uno o más de estas mentiras orgullosas? Tenemos que rechazarlos y creer la verdad.

Primera, reconozcamos con nuestra manera de vivir que Dios existe.  Así, debemos arrepentirnos de nuestros pecados. El arrepentimiento significa vivir en una manera nueva, ir en una nueva dirección. También, significa que debemos lamentar nuestros pecados, pedir perdón, confesarnos y comprometernos firmemente a cambiar la forma en que vivimos. Cualquiera que sea el pecado, incluso si vivimos bien en los otros aspectos de nuestras vidas, tenemos que ponerle fin hoy. Mañana no.

El segundo hecho que debemos recordar, cuando nos enfrentamos a la desesperación, es que Dios envió a su Hijo para salvarnos, “mientras aún éramos pecadores”. Esto significa que siempre hay esperanza. Incluso cuando sentimos que no haya esperanza, hay esperanza. Cuando todo está oscuro y sentimos que no podemos amar a Dios, Cuando nos sentimos más alejados de Dios, recordamos que Cristo vino y murió por nosotros. No hay pecado tan grande que pueda impedir que el amor de Dios nos alcance. Dios no se cansa de perdonarnos; más bien, nos cansamos de pedir perdón. No nos cansemos nunca de pedirle perdón, siempre lo concederá.

La tercera verdad que debemos recordar es que Dios hace que todo sea posible: sin él no podemos hacer nada. Esto es muy difícil en nuestra sociedad que vale el individualismo. Tenemos que admitir nuestra necesidad por Dios. Tenemos que reconocer que necesitamos estar en comunión con él en todos los días. Prácticamente, esto significa orar todos los días especialmente cuando no sea que nos sintamos con ganas o no y haciendo todo por amor a él.

Hermanos y hermanas, podemos elegir la mejor parte: estar con Cristo. No será quitado de nosotros. Rechacemos las mentiras orgullosas y vivamos para Cristo, y sobre todo recibamos su amor sentado a sus pies.

Sources:

Holding On to Christ and Letting Go of Everything Else

We hunger to have the good forever. The only enduring good is God. To cling to him we have seek and think about what is above. At the same time we must put to death our disordered attachments and stop lying so we can truly see things as they are.

Tenemos hambre de tener el bien para siempre. El único bien duradero es Dios. Para aferrarnos a él tenemos que buscar y pensar en lo que está arriba. Al mismo tiempo, debemos matar nuestros apegos desordenados y dejar de mentir para que realmente podamos ver las cosas tal como son.