En espanol:

Este último año hemos estado sufriendo como Iglesia ya que hemos tenido que confrontar los escándalos y acciones pecadoras de algunos de los lideres de la iglesia, incluyendo Obispos y Sacerdotes.

Mi corazón se rompió una y otra vez al escuchar las historias del horrible abuso.

Yo no sé cuáles fueron sus reacciones, pero por mi parte, sentí mucha rabia y enojo. 

Me sentí traicionado por la falta de valentía para enfrentar esas maldades, estaba enojado, en parte porque estaba a punto de ser ordenado al diaconado, lo cual significaba que yo podría ser juzgado por las acciones de algunos obispos y sacerdotes, que lastimaron o no protegieron a los miembros más vulnerables de su iglesia.

Sin embargo, muy pronto me di cuenta de que cualquier consecuencia negativa que yo podría experimentar por los escándalos no era nada comparado con el sufrimiento de quienes fueron abusados. El abuso destruye vidas y corazones. Reflexionando en esto, me puse aún más enojado y quería que hubiera justicia para ellos.

Dos sacerdotes en el seminario me animaron a rezar y reflexionar en mis propias reacciones. Mientras expresaba mi enojo y dolor al Señor por las maldades que se habían cometido, el me enseñó como usar la energía derivada de mi enojo y dolor por su gloria.

Reconocí que el Señor me estaba llamando a vivir una vida más santa. El me llamó a que creciera en fe en lo que he aprendido y continuar en despojarme de todo el pecado de mi propia vida.

El Señor también me invitó a ser más valiente al confrontar la maldad a través de la proclamación del Evangelio si lo encontraba conveniente o no.

Hermanos y hermanas, hoy les comparto estas experiencias porque después de Misa, pasaremos un libro que se llama “Carta de la Iglesia que Sufre”, escrito por el Obispo Robert Barron. Este libro ofrece una reflexión teológica sobre el escándalo del año pasado a la luz de la misión de la Iglesia de evangelizar. Les invito a que tomen una copia y lo lean, y consideren lo que Dios les llama a hacer mientras todos sanamos de estos escándalos.

A la luz de las lecturas de hoy, permítanme ofrecer tres puntos principales que debemos tener en cuenta al enfrentarnos al mal en el mundo (ya sea en la Iglesia o en otras circunstancias): oración, santidad vivida en comunidad y proclamación.

En la primera lectura, escuchamos cómo Moisés extiende sus brazos y, a través de su intercesión, Israel derrota a Amalek. Fijese como Moisés no ordena, pero levanta sus manos en oración. En aquellos tiempos, un brazo habría sido levantado como un gesto de mando, mientras que dos indican una acción de oración. Aprendemos a que confrontar el mal debe comenzar con la oración.

Esto significa que cuando nos encontramos con el mal, no debemos tratar de superarlo solos; más bien, debemos aferrarnos más a Jesús. El consejo que recibí fue sabio: cuando experimentamos el mal, nos aferramos a Jesús.

Es por eso que las palabras de nuestro Señor sobre la oración son tan importantes para que las escuchemos. Debemos rezar sin cansarnos.

No debemos dejar de rezar por la injusticia que encontramos en el mundo. Podemos estar cansados emocional o físicamente, pero no podemos dejar que ese hecho afecte nuestra comunión diaria con Cristo en la oración.

Un encuentro con el mal o el sufrimiento debe ser la ocasión para persistir en la oración.

Nuestra oración, que es nuestra relación con Dios, nos conduce naturalmente al segundo principio para enfrentar el pecado y el mal en el mundo: debemos persistir en desear la santidad, lo que significa ser más como Dios

La realidad es que el bien de la gracia activa en nuestras almas – el bien de nuestra santidad que proviene de ser parte de su cuerpo – sobrepasa cualquier cosa que podamos hacer para combatir el mal.

Nuestra primera lectura nos da una metáfora de esta situación:

Los israelitas enfrentaron un ejército mucho mejor equipado y entrenado, pero cada vez que Moisés levantaba sus brazos, Israel salía victorioso en el campo de batalla. Esta señal muestra a los israelitas que no fue por su propia fuerza que ganarían la batalla, sino solo a través de la obra de Dios.

Cuando nos enfrentamos al mal, debemos recordar lo mismo. No seremos victoriosos de nuestro propio poder; más bien, Dios conquista el mal por hacernos santos con nuestra cooperación.

La lectura también nos muestra que la santidad que necesitamos no es un proyecto individual, pero sólo realizable en la comunidad

Moisés no hubiera podido mantener sus brazos en alto sin ayuda. Necesita a Aaron y Hur. Así también, necesitamos la Iglesia. Cristo hace de la Iglesia su instrumento indispensable a través del cual nos da ayuda para ser santos.

No venceremos al mal a menos que estemos en comunión con la Iglesia. No podemos aceptar a Cristo y rechazar la Iglesia que es su cuerpo. Nos necesitamos unos a otros e incluso cuando una parte del cuerpo peca, no podemos abandonarlo.

Esto nos lleva a nuestro tercer principio: la proclamación del Evangelio es la mayor arma que tenemos en la lucha contra el mal dentro de la Iglesia y en el mundo.

En la segunda lectura de hoy, Pablo ordena que Timoteo predique el Evangelio sin falta. Él debe persistentemente “convence, reprende y exhorta con toda paciencia y sabiduría.”. Pablo le habla a Timoteo como obispo; Sin embargo, todos estamos gravemente obligados a predicar el Evangelio, cada uno según su estado de vida. Por eso estamos llamados a seguir el mandato de Pablo con valentía.

Escuchamos muchas razones por las que ocurrieron estos escándalos y la mayoría de ellos tienen algún mérito, pero fundamentalmente estos escándalos traicionan la falta de conversión y la falta de voluntad de proclamarse el Evangelio entre algunos miembros del clero.

Y esto no solo sucede entre el clero. Todos fallamos en proclamar el evangelio a veces. Desafortunadamente, a veces somos tibios al hacer esta proclamación. Para mí, con las personas que es más difíciles de proclamar son las personas más cercanas a mi. Creo que es porque no quiero arriesgarme a perder una amistad diciendo algo cuando sé que debería hacerlo. Siempre hablamos de la presión de grupo con niños y adolescentes, pero creo que es un gran problema para los adultos, y las que se puede perder es mucho mas valioso. Requeire mucha valentia proclamar el Evangelio.

A medida que vale la pena repetir, la iglesia es un hospital para los pecadores, no un museo de santos. Todos necesitamos escuchar las Buenas Nuevas repetidamente.

El mayor mal causado por este escándalo viene del hecho de que podría impedir que las personas proclamen, escuchen o reciban el Evangelio.

No podemos dejar de predicar a Cristo por el mal, incluso el mal causado por miembros o líderes de la iglesia.

Decidámos que vamos a hacer el mejor esfuerzo para nunca dejar de predicar el Evangelio. Porque mis amigos, lo que está en juego es simplemente demasiado importante. El mundo está lleno de personas que han sido heridas por el mal y el pecado. Necesitan escuchar el mensaje de que no importa por lo que han pasado, Dios los ama y desea su bien. Necesitan escuchar que Cristo murió por ellos, para traerles vida nueva.

Hermanos y hermanas, las grandes crisis en la iglesia, como la que hemos experimentado durante el año pasado, exigen la acción de grandes santos. Dios nos está llamando a usted y a mí a ser parte de la solución a eéste escándalo a través de la oración, la santidad de la vida y la proclamación del Evangelio. A través de nuestra santidad y de la oración, que son sus dones para nosotros, que muchos lleguen a conocer a Cristo, para que cuando venga el Hijo del Hombre, de hecho, encuentre fe en la tierra.

Published by Dcn. Will Rooney

Dcn. Will Rooney was born July 3, 1991, to Bill and Megan Rooney. He was baptized at St. Anthony’s Parish in Bryan, TX where his parents had been married. He has two younger brothers, David and Travis. Will received his First Communion at St. Anthony’s and around that time began to think about becoming a priest. Will was confirmed at St. Thomas Aquinas in May 2006. During high school, he actively participated in the parish youth group and was involved in robotics competitions. He and his brothers also raised poultry for 4-H and FFA projects. Upon graduation from A&M Consolidated High School in 2009, Will studied Biological and Agricultural Engineering at Texas A&M University. While at A&M, he worked as a Middle School youth minister and felt a growing desire toward priesthood. In his senior year at A&M, he decided to apply for seminary, was accepted, and began attending Holy Trinity Seminary for pre-theology after he graduated. Two years later, Will was sent to St. Mary’s Seminary in Houston for theological studies. He served his pastoral year at St. Louis, King of France, Catholic Church and School in Austin (2017-2018). He was ordained to the Diaconate May 18, 2019 and currently ministers at Our Lady of the Visitation in Lockhart, TX. He will be ordained to the priesthood in the Summer of 2020.

Leave a comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: