Audio en espanol – play aqui o subscribir en su podcast player
(For English version click here)

Cuando estaba en la escuela secundaria, regresé a mi escuela primaria para ayudar a enseñar a los niños sobre ingeniería usando un robot que construimos. Recuerdo haber pensado, cuando entré por la puerta, “este lugar se ha hizo más pequeño”. Pero la verdad, por supuesto, no era que el edificio había cambiado de tamaño, sino que yo había cambiado. No lo notamos porque, dentro de nosotros mismos, cambiamos lentamente, pero a medida que pasan los años, miramos hacia arriba y nos preguntamos: “¿cuándo cambió eso?” Por supuesto, a medida que cambiamos, el mundo también cambia a nuestro alrededor. El mundo a veces cambia drásticamente debido a eventos sobre los que tenemos poco o ningún control. Por ejemplo, las pandemias.

Cambiamos con el tiempo, y el mundo cambia con el tiempo. Los efectos de esos cambios cambian la forma en que vemos el mundo. Nos dan una nueva perspectiva, a veces literalmente, de la vida. Piensa en cómo ha cambiado tu vida en los últimos dos meses … ¿qué es diferente ahora? ¿Qué es diferente en ti? ¿Qué es diferente en tu mundo? ¿Han cambiado sus prioridades? ¿Cómo han cambiado?

Aquí hay otra cosa que no controlamos pero que cambia el mundo: la resurrección de Jesucristo.

La resurrección de Cristo es el amanecer de un mundo nuevo: un cielo nuevo y una tierra nueva en el lenguaje de la Revelación de San Juan. Cristo murió por nuestros pecados, destruyendo la muerte por su muerte, y Cristo resucitó para darnos esperanza. [1] Este cambio en el mundo debería inspirarnos un cambio en la forma en que vemos el mundo. Este es un don del Espíritu Santo, a quien Cristo promete en el Evangelio. El Espíritu de la Verdad, a quien el mundo no puede aceptar, cambiará la forma en que vivimos: “si me amas, guardarás mis mandamientos.” [2] ¿Cuál es la verdad fundamental que el Espíritu nos hace darnos cuenta? ¡Que Cristo está en su Padre, y nosotros estamos en Cristo, y Cristo está en nosotros! Jesús no nos deja huérfanos. El Espíritu continúa haciendo a Cristo presente en nosotros en todo momento. El Espíritu de la Verdad nos deja en claro que Cristo resucitado viene a nosotros pero por gracia. [3]

Entonces, así como nos hicimos preguntas sobre cómo esta pandemia ha cambiado nuestras vidas, sugiero que hagamos preguntas como: “¿Cómo ha cambiado mi vida la resurrección de Cristo?”

Es una característica maravillosa de los seres humanos que podemos adaptarnos a una situación nueva y difícil cuando la encontramos. Pero la cosa es que si no reconocemos lo que hay de nuevo en el mundo o lo que es nuevo en nosotros mismos, no cambiaremos la forma en que vemos el mundo, mucho menos la forma en que interactuamos en el mundo. Debido a que no reconocemos que el Espíritu hace presente a Cristo, sucede que con demasiada frecuencia, usted y yo caminemos como si no tuviéramos esperanza.

Saint Peter in Tears by Bartolomé Esteban Murillo (1617–1682)

San Pedro escribe a las comunidades cristianas recién formadas que están al borde de la desesperación y al borde de perder la fe debido a esta misma experiencia. Las personas que formaron estas comunidades habían recibido el bautismo y profesaron su fe en Cristo. Ahora, experimentaron grandes desafíos en sus vidas debido a esa fe. La mayoría de ellos habían sido gentiles o paganos antes de su conversión a la fe. Tenían que adoptar una forma de vida completamente nueva. San Pedro deja en claro que su bautismo requiere una transformación en cada área de su vida. Menciona muchas de las áreas importantes de la vida: matrimonio y familia, hijos, preocupaciones económicas, relación con el gobierno, por nombrar solo algunas. San Pedro reconoce que esta nueva forma de vida tiene un costo para estos nuevos cristianos. Él reconoce que pueden, de hecho, probablemente sufrirán como resultado de la nueva vida que viven en Cristo. Vivir de manera diferente, es decir, vivir según el amor de Cristo, que nos permite guardar los mandamientos, puede significar sufrimiento.

Pero San Pedro no solo dice: ¡buena suerte con ese sufrimiento! No, va aún más lejos, afirma que “mejor es padecer haciendo el bien, si tal es la voluntad de Dios, que padecer haciendo el mal.” Luego va más allá y dice: “alégrense en la medida en que participan en los sufrimientos de Cristo, para que también se alegren jubilosos en la revelación de su gloria”[4] La respuesta de San Pedro al sufrimiento de los cristianos no es negar que el sufrimiento existe ni negar que es malo, sino señalar a los cristianos su verdadero significado a la luz de la pasión, la muerte y la resurrección del Señor.Por eso les dice a sus lectores: “Veneren en sus corazones a Cristo, el Señor, dispuestos siempre a dar, al que las pidiere, las razones de la esperanza de ustedes.” [5]

El acto de “venerar a Cristo en nuestros corazones” transforma el sufrimiento en una razón para nuestra esperanza. Pero, ¿qué significa venerar a Cristo? Noten que el Espíritu nos hace capaces de cooperar para santificar a Cristo en nuestros corazones. El Espíritu obra en nosotros para “venerar a Cristo” haciéndonos participar en la vida de Cristo, haciéndonos conscientes de esa participación y ayudándonos a vivir en consecuencia, ¡es decir, vivir con esperanza!

Nuestra esperanza, hermanos y hermanas, fluye de la promesa de Cristo, que se está cumpliendo en medio de nosotros, de que él “no nos dejará huérfanos”. De hecho, no somos huérfanos, porque hemos “recibido un espíritu de adopción, a través del cual gritamos:” ¡Abba, padre! ” en unión con el Hijo.

Juan Bautista Maíno, 1615-1620, Pentecostes

A nivel físico, un llanto siempre implica una respiración; no podemos gritar si nos falta el aliento. Espiritualmente, lo mismo es cierto, no podemos clamar al Padre sin el “aliento” del Espíritu. Nuestro llanto muestra nuestra capacidad de amar al Padre al participar en el Amor del Padre por el Hijo.En el momento de su muerte en la Cruz, San Lucas nos dice que Cristo dando un fuerte grito, dijo: ‘Padre, en tus manos pongo mi espíritu,’ dicho esto, expiró.” [6]Estas palabras no son un grito de desesperación, sino un grito de amor, nacido del conocimiento de Cristo de que el Padre lo ama y él ama al Padre.

Andrea Mantegna, Crucifixion, 1457-1460

Especialmente cuando sufrimos, las últimas palabras de Cristo en la Cruz también se convierten en nuestro grito. En ese día, en el día en que sufrimos al reconocer que tenemos el don del Espíritu, nos daremos cuenta de que Cristo está en su Padre y que nosotros estamos en él y él en nosotros. Esta participación nos hace capaces de ofrecer nuestro sufrimiento como sacrificio en unión con Cristo. El sufrimiento en nosotros revela el amor de Dios al mundo porque a través de él podemos ofrecer sacrificios en unión con el Hijo.

Es cuando ofrecemos sacrificio en unión con Cristo, que más claramente lo veneramos en nuestros corazones. Esta es la Verdad, que cambia nuestras vidas. Él es la verdad que cambia nuestras vidas. El Espíritu de la Verdad nos hace participantes en la vida de Jesucristo. Vemos con nuevos ojos, y así podemos dar una razón para nuestra esperanza centrada en el hecho de que Cristo resucitó de los muertos para la gloria del Padre

Masaccio, Holy Trinity, (c. 1426-1428)

[1] STh., III q.53 a.1 resp.

[2] John 14:15

[3] St. Thomas, Commentary on John, 1923

[4] 1 Pe 4:13.

[5] 1 Pe 3:14–15.

[6] Lk 23:46.

Published by Fr. Will Rooney

Fr. Will Rooney was baptized at St. Anthony’s Parish in Bryan, TX where his parents had been married. He has two younger brothers, David and Travis. Will received his First Communion at St. Anthony’s and around that time began to think about becoming a priest. Will was confirmed at St. Thomas Aquinas in May 2006. During high school, he actively participated in the parish youth group and was involved in robotics competitions. He and his brothers also raised poultry for 4-H and FFA projects. Upon graduation from A&M Consolidated High School in 2009, Will studied Biological and Agricultural Engineering at Texas A&M University. While at A&M, he worked as a Middle School youth minister and felt a growing desire toward the priesthood. In his senior year at A&M, he decided to apply for seminary, was accepted, and began attending Holy Trinity Seminary for pre-theology after he graduated. Two years later, Will was sent to St. Mary’s Seminary in Houston for theological studies. He served his pastoral year at St. Louis, King of France, Catholic Church and School in Austin (2017-2018). He was ordained to the Diaconate May 18, 2019, and served his deacon year at Our Lady of the Visitation in Lockhart, TX. He was ordained to the priesthood June 27, 2020 currently ministers at St. Mary Cathedral in Austin.

Leave a comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: